06 diciembre 2009

un borbotón de palabras enredadas se atropellan entre ellas casi desesperadas con ansias de ser por fin liberadas. Se trituran unas con otras en la no búsqueda de la razón; garabateando sentimientos caducados, masticados por el tiempo y tragados en ningunas manos. Letras que laten sin ritmo, ritmos que están mal logrados y logros que son mal pagados. Una espiral sin curvas como un fatalista sonriente, como un fuego congelado tornándose lascivo hielo ardiente. Frases sinónimas a tic-tacs desencajados que relegan los minutos y olvidan los segundos pasados. Un botón desabrochado que se pierde como aguja en el pajar en un juego impetuoso de dos cuerpos a medio desnudar. Quieren hablarte, de corazón a corazón. Porque esas palabras nacen de la estupidez humana que piensa en su regreso cuando aún no ha salido del caparazón.
- hierven en los labios las frases (todavía) nunca dichas -.

6 comentarios:

Beats dijo...

Hola soy beats.
muy contento de te adentres en el mundo de las palabras;
en tu entrada dices cosas muy bellas de veras...
me gusta
adelante
1saludo navegante!

marea dijo...

Tus letras laten con ritmo, ritmo muy logrado. Preciosa entrada que denotan un corazón que palpita a ritmo de frases nunca del todo dichas.
Besos, desde éstga orilla.

Vértigo dijo...

Mis escritos no te llegan ni a la suela de los zapatos, o de las sandalias, manoletinas, o lo que sea que lleves puesto, señorita.
Gracias. Te sigo también. :)

Angelica dijo...

Qué maravilla, ¡genial!
Te invito a visitar mi Blog: www.cuadroclinico.blogspot.com
Saludos

La paciente nº 24 dijo...

Una espiral sin curvas es un funambulista sobre el alambre. Así parece que escribes; con vértigo de acróbata.

[Gracias por venir]

Rubén Darío dijo...

Aqui estas cariño multicolor... vine a ndulzarme la vista con tu dulcito cromatico.

un abrazo mi niña mariposa merideña. DTB

Darío.